Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Esteban Feria jueves, 11 de febrero de 2021

El opositor dijo que la expresión Matarife no es utilizada como una marca comercial que pretenda describir un producto o servicio.

El señor Julián Andrés Hoyos Isaza se presentó ante la Superintendencia de Industria y Comercio solicitando el registro de la marca Matarife (mixta) para distinguir los servicios comprendidos en la clase 41 de la Clasificación Internacional de Niza.

A su vez el señor Camilo Javier Gómez Riveros, junto a su abogado presentó un escrito de oposición acogiéndose a las causales de irregistrabilidad de los artículos 135, literal p) y 136, literal e) de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina y el artículo 3 de la Convención Interamericana de Washington.

El opositor argumenta que la marca a registrar se basa en la expresión Matarife, que escrita en un tipo de letra especial y en un código de colores, no es utilizada en su sentido natural, a pesar de tener contenido conceptual determinado, siendo empleada por detractores del expresidente Álvaro Uribe Vélez, con fines denigrantes y asociándola a la comisión de supuestos crímenes y conductas, sin ninguna prueba o fundamento alguno para atribuir este término.

La obra “Matarife: un genocida innombrable”, y la expresión Matarife no es utilizada como una marca comercial que pretenda describir un producto o servicio, por el contrario, se usa públicamente por terceros para referirse a una persona en concreto. La norma no solo protege nombres y apellidos en conjunto, sino que también puede establecer un sistema para proteger la identidad y prestigio de terceros.

A pesar de que el señor Hoyos Isaza no dio respuesta a la oposición presentada por el registro de la marca Matarife, la SIC procedió a hacer su análisis, determinando que el signo solicitado no es una composición que afecta la moral social del consumidor, ni afecta el orden público o los principios y valores.

Explicaron que la RAE define la palabra Matarife como un encargado de cortar y distribuir reses, lo que evidentemente deja ver que el término no designa directamente o hace referencia al expresidente de la república. En medio del análisis de la SIC, se explica: “la expresión “Matarife” resulta ser totalmente arbitraria a efectos de identificar servicios de la Clase 41. Adicionalmente, una sola entrevista y un artículo en Wikipedia no permiten establecer que la expresión ‘Matarife’ corresponda a la forma en que se conoce al expresidente de la República”.

Por esta razón, la Superintendencia de Industria y Comercio decidió en su fallo, declarar infundada la oposición de Gómez Riveros y así mismo conceder el registro de la marca “Matarife: un genocida innombrable”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.