Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

David Jáuregui Sarmiento - djauregui@larepublica.com.co Miércoles, 14 de marzo de 2018

La región del centro oriente sumó 28 curules en la Cámara de Representantes.

Aparte de las funciones legislativas de la Cámara de Representantes, como elaborar, reformar o derogar leyes, o hacer control a los jefes de cartera del Gobierno, los representantes también se encargan de conocer las denuncias y quejas que presente el Fiscal General contra los miembros del Legislativo.

Es decir, tienen una función de contrapeso político y control de la corrupción, además de fijar al Defensor del Pueblo. Tras las elecciones 2018 de la Rama Legislativa, quienes representarán a los diferentes departamentos del país son en su mayoría abogados, pertenecientes al Eje Cafetero y Antioquia, y muchos de ellos graduados de la Universidad Libre (ver gráfico).

De esta manera, si se suman Antioquia, que ubicó 14 representantes en la nueva Cámara; Quindío tres curules, Risaralda otros cuatro y Caldas cinco más, los paisas tendrán 26 sillas en dicha corporación y sería la mayoría, a diferencia del Senado, donde la mayoría son líderes políticos de la costa.

Bogotá, por otra parte, alcanzó 13 representantes, y la región centro y occidental puso la vara en 28 curules en la Cámara de Representantes. Dentro de los departamentos de dicha región, los que más sumaron sillas fueron Santander y Cundinamarca, cada uno con seis representantes para su haber, mientras que Boyacá puso cinco, Tolima cuatro, Huila tres y Putumayo y Caquetá agregaron otros dos cada uno a la lista de parlamentarios.

 

La región del pacífico registró 10 curules menos que el centro oriente del país, y Valle del Cauca, con 10 representantes a la Cámara también es una de las de mayor participación, seguido de Cauca con cuatro, Nariño con tres y el Chocó con un puesto en representación de Nilton Córdoba Manyoma quien, vale la pena resaltar, además de su carrera como abogado de la Universidad Tecnológica del Chocó, cuenta con una especialización en Derecho Público de la Universidad Externado de Colombia.

De la misma forma, entre el Caribe colombiano y el norte del país, 24 representantes más llegaron a la corporación, donde el departamento de la Guajira también tendrá en solitario a Alfredo Duque Zuleta. La región oriental, por otro lado, llegó a 19 curules, una más que el Pacífico colombiano.

“La realidad que vive el país de la concentración del poder se ve reflejada en la distribución de los representantes, y no se cumple a cabalidad el mandato de la Constitución de la descentralización administrativa y política. Las regiones más pequeñas y más apartadas son las más afectadas porque no se puede garantizar que se vean bien representadas las necesidades de esas comunidades”, afirmó sobre la distribución de curules, Mario Valencia, director del Centro de Estudios del Trabajo.

Otro aspecto a resaltar es que en comparación con las demás carreras profesionales, los abogados son quienes más ocuparon sillas en la Cámara de Representantes, frente a otras carreras que también son numerosas, como los administradores de empresas, los economistas, ingenieros civiles, contadores públicos, entre otros. En este aspecto académico, se tiene que 80,71% cuentan con títulos profesionales que, al menos en principio, garantizan que el conocimiento hace parte de las cualidades de la corporación. Además, 23,49% tienen posgrados de maestría o más, mientras que solo siete de los parlamentarios no cuentan con estudios universitarios.

LOS CONTRASTES

  • Mario ValenciaDirector del centro de estudios del Trabajo

    “La realidad que vive el país de la concentración del poder se ve reflejada en la distribución de los representantes, y no cumple a cabalidad el mandato de la Constitución de la descentralización administrativa”.

Caso como el de Inti Asprilla Reyes, que además de su título de abogado de la Universidad de los Andes cursó una maestría en Derecho Internacional Económico de la Universidad de Ginebra ya no son tan escasos, y otros representantes como el parlamentario David Racero, que cursa un doctorado en Estudios Políticos y Relaciones Internacionales, dan cuenta de una creciente preparación de los líderes departamentales.

Hay otras dos características que no se pueden obviar: por un lado, que hay una inmensa mayoría del sexo masculino en la corporación, pues menos de 20% de sus integrantes son mujeres y, por otro, que es difícil determinar la edad de más de 80 representantes, para identificar las posibles generaciones se sientan a legislar . Aún así, se sabe que representantes jóvenes, entre 25 y 40 años son 28, entre 40 y 60 hay 47 parlamentarios y entre 60 y 80 hay por lo menos nueve.

“Una vez definido el Congreso, falta ver cómo se favorecieron los presidenciables y qué resultado dará para el país”, concluyó Andrés Agudelo, investigador de ciencias políticas de la Universidad de la Sabana.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.