Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla lunes, 18 de marzo de 2019

La sanción preventiva contra la directora de la ART, Claudia Ortíz, acrecentó las discusiones.

Quedó abierta una lucha política entre el procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, y el partido de Gobierno, Centro Democrático, en donde de por medio están por ahora las objeciones presidenciales a la JEP y la suspensión a la directora de la Agencia de Desarrollo Territorial, Claudia Ortiz.

La ‘pelea’ la lideran dos de los principales referentes del uribismo: el presidente del Senado, Ernesto Macías, y la también senadora María del Rosario Guerra.

El primer asunto que llevó a la molestia del partido de gobierno fue precisamente la posición del procurador Carrillo, quien al pronunciarse en rechazo a las objeciones presidenciales, sostuvo que los congresistas podrían ser investigados disciplinariamente por la entidad, si actúan contrario a la ley con respecto al estudio de las objeciones.

Macías es quien más ha cuestionado a Carrillo. Luego de que el procurador se apartó de las objeciones, sostuvo que parecía estaba actuando con una agenda política de por medio. “El Procurador pide respeto por la separación e independencia de poderes; pero advierte qué debe y qué no debe hacer el Congreso. Le pido que respete nuestra autonomía. Tramitaremos las objeciones como ordenan la Constitución y la Ley 5”, sostuvo.

Insistió el dignatario del Senado que la revisión de las objeciones es una obligación del Congreso y por eso se deben tramitar. “Entre las ramas del poder público debe existir respeto, independencia y colaboración armónica, pero nunca temor reverencial. Quienes en el pasado reciente defendían la soberanía del Congreso, hasta para desconocer la voluntad popular (Plebiscito) con una simple proposición, hoy tratan de amedrentar a los congresistas, por cumplir con el deber de tramitar unas objeciones”.

El otro asunto con el que el procurador Fernando Carrillo ‘golpeó’ las entrañas del Centro Democrático fue la suspensión de uno de los funcionarios del Estado de mayor referente del uribismo, la directora de la Agencia de Desarrollo Rural, Claudia Ortiz.

La senadora María del Rosario Guerra no dudo en decir que “la muy rápida suspensión de la Procuraduría a Claudia Ortiz será porque el procurador Carrillo va a ejercer como opositor al gobierno? Debe mirar la viga en su ojo” (SIC).

A Ortiz la Procuraduría la suspendió por tres meses de su función por haber participado, presuntamente, en un acto político en Sativa Norte, en Boyacá, en donde estuvo presente el dirigente uribista Guillermo Sánchez, quien será el candidato del Centro Democrático a la gobernación en ese departamento.

Guerra declaró además: “no me cabe duda de que el procurador tiene agenda política. La doctora Claudia Ortiz fue suspendida horas después de que apareciera un video y sin tener la posibilidad de brindar explicaciones”.

Macías, por su parte, planteó que Ortiz no podía estar en reuniones con candidatos, porque aún no los hay, “la inscripción de candidatos no se ha abierto. No se puede actuar contra una funcionaria por suposiciones o chismes políticos”.

Finalmente, el presidente del Senado declaró que espera que esa sanción de Carrillo “no tenga relación con mis señalamientos al Procurador de tener agenda política”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.