Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Angélica Benavides martes, 6 de agosto de 2019

Una cifra muy cerca de Nariño que es el departamento con más cultivos de este tipo al registrar 41.000 hectáreas

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) reveló completo su informe sobre cultivos ilícitos en Colombia en 2018. En este año, Bolívar, Cauca y Norte de Santander presentaron los mayores incrementos.
De estos tres, la mayor subida la tuvo Norte de Santander que en cerca de 5.000 hectáreas cultivadas con coca y llegó a 33.000 hectáreas. Una cifra muy cerca de Nariño que es el departamento con más cultivos de este tipo al registrar 41.000 hectáreas.

LOS CONTRASTES

  • Pierre LapaqueRepresentante de Unodc en Colombia

    “A pesar de que Colombia sigue en la parte más alta de su serie histórica desde 2001, esta estabilización anima a seguir trabajando para que la producción de drogas deje de ser un obstáculo”.

El informe destacó la reducción de cultivos en Nariño, que, aunque sigue siendo el territorio con más cultivos ilícitos, también fue el de mayor reducción entre el grupo de nueve departamentos que lograron invertir la tendencia.
En este grupo también están Putumayo, Meta, Chocó y Amazonas, los cinco con reducciones superiores a las 11.000 hectáreas según el censo de cultivos de 2018.

De los 22 departamentos del país que tienen cultivos ilícitos, la Unodc destacó a La Guajira, Boyacá, Magdalena, Arauca, Vaupés, Cesar, Guainía y Santander, que llevan más de cinco años reportando menos de 100 hectáreas cultivadas con coca cada uno, pero sin lograr erradicar por completo esta problemática, a diferencia de Caldas que logró la certificación de departamento libre de ilícitos en 2019 al aplicar un paquete de medidas que permitió exitosamente la entrada a la legalidad de los antiguos cultivadores.

Por el contrario, los municipios con mayor concentración por kilómetro cuadrado son El Tambo y Argelia en Cauca; El Charco, cuenca alta del río Telembí en Nariño; Anchicayá, Valle del Cauca; Tarazá y Valdivia en Antioquia y San Pablo, Bolívar. Allí, hay más de 10 hectáreas cultivadas con coca por cada kilómetro. Los 141.125 km afectados corresponden a 63% del territorio afectado en los últimos 10 años.

El informe revela que el país pasó de 171.000 hectáreas sembradas a 169.000, una disminución que aunque es de solo 2.000 hectáreas, muestra el primer signo de pausa en la tendencia al alza; sin embargo, preocupa el potencial de producción, que tiene una tendencia al alza en 5,9 puntos porcentuales.

Las zonas más afectadas por la proliferación de la coca son aquellas de manejo especial, tales como Parques Nacionales, Resguardos Indígenas y Consejos Comunitarios, allí estaría 47% de la producción.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.