Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Colprensa

lunes, 11 de julio de 2016

Esto, con ánimo de cumplir el acuerdo trazado en La Habana, que busca lograr suscribir un compromiso entre las comunidades de la zona, el Gobierno y las autoridades territoriales para hacer efectiva dicha sustitución.

Los habitantes entonces, se comprometerán a la no resiembra y a no estar involucrados en labores asociadas a los cultivos ilícitos ni a la comercialización ilegal, mientras que el Gobierno se compromete a poner en marcha un plan de atención inmediata y generar procesos de construcción conjunta y concertada sobre el plan de sustitución y desarrollo alternativo.

La tarea se llevará a cabo en 10 veredas de Briceño, como son el Orejón, Pueblo Nuevo, La Calera, La América, El Pescado, La Mina, Buena Vista, Altos De Chiri, Roblal y Palmichal, donde se instalarán mesas técnicas que tendrán asesorías y apoyo de equipos técnicos e idóneos para presentar los lineamientos, proyectos y propuestas a las autoridades competentes.

Por parte del Gobierno Nacional, estuvo liderando el alto consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, quien señaló que el Gobierno está dispuesto a solucionar los problemas más urgentes que se lleguen a plantear en las mesas técnicas.

“El sentido de este programa es que, primero, se empodere a las comunidades y a las organizaciones comunitarias, y segundo que la paz va más allá de un acuerdo firmado en La Habana. La paz tiene que llegar al territorio y uno de los temas centrales, problemas insolubles hasta ahora, es el de los cultivos de uso ilícito como es el de la coca, y eso es lo que queremos hacer en Briceño. Vamos a estar aquí de manera permanente, no sé si se puedan resolver todos los problemas que se planteen, pero la disposición del Gobierno es trabajar seriamente con las comunidades”, dijo Pardo.

Por su parte, el miembro del Secretariado de las Farc, Pasto Alape, manifestó que la instalación de esta mesa significa un paso muy grande con el que se empieza a materializar lo que el Gobierno y el grupo guerrillero acuerdan en La Habana.

Alape agregó que “la edificación de la paz, con la participación del pueblo, ha empezado a andar. La esperanza de una nueva nación empieza a ser una realidad. Así emprendemos un camino contra la desigualdad y a favor de la inclusión social. El programa de sustitución voluntaria es la oportunidad para ayudar a la paz”.

Apoyo de las organizaciones
Este proceso también cuenta con el acompañamiento de agencias de cooperación como la ONU de sus oficinas como la Unodc y la FAO, y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La coordinadora residente (e) de la ONU en Colombia, Belén Sanz, manifestó que son importantes estas iniciativas para al territorio y que se hagan de la mano de las comunidades y agregó que “creemos que Briceño puede convertirse en el mejor empleo para el fin del conflicto en el país y sus beneficios, con acciones concretas y beneficios tangibles de la paz en el territorio”.

Sanz también sostuvo que “los acuerdos de La Habana son importantes para poner fin al conflicto, pero construir la paz significa un esfuerzo de medio y largo plazo para acercar las brechas de inequidad, la pobreza y la falta de desarrollo. En este sentido requiere un refuerzo integral para fortalecer la infraestructura vial, construir escuelas y centros de salud, generar empleos y que los jóvenes tengan oportunidades”.

Según el representante asistente de la FAO, Iván León, este plan piloto tiene elementos de generación de paz con mecanismos de diálogo e instrumentos que permiten construir confianza en el territorio.

León agregó que “además de las intervenciones se esté generando una ruta metodológica para construcción de dialogo político que serán fundamentales para la construcción de la paz”.

De igual manera, León manifestó que la FAO han trabajado con Prosperidad Social” con el fortalecimiento de las capacidades productivas a través de ingresos, la idea del rol en esto es trabajar directamente con los esquemas de producción”.

Por su parte, el representante de la Acción contra Minas (Unmas), Pablo Parra, destacó que lo más importante de todo es que se empiezan a aterrizar los acuerdos de La Habana porque hasta el momento las negociaciones han sido muy estratégicas y es importante empezar a implementar los acuerdos para llevarlos a una escala más grande”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.