Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Luz Karime Grajales Cardona - lgrajales@larepublica.com.co martes, 15 de octubre de 2019

En un informe se conoció que el joven recibió un disparo por la espalda, descartando así la versión del Patrullero Wilmer Antonio Alarcón

Después de siete años de los sucesos, iniciará el juicio por la manipulación y alteración de la escena del crimen en los hechos que rodearon la muerte del joven grafitero, Diego Felipe Becerra Lizarazo.

Por ahora se conoce que murió tras recibir un disparo de un patrullero de la Policía de Bogotá, el 19 de agosto de 2011. Los policías realizaron una ronda de medios de comunicación en las que señalaron que Becerra y dos amigos habían asaltado con un arma de fuego a los pasajeros de un bus y le había quitado el producido del día a su conductor, Jorge Narváez.

En el juicio, la Fiscalía expondrá su teoría del caso, en la que sostiene que esa noche un grupo de uniformados llegó al lugar donde el policía había atacado al joven de 16 años, para ubicar la pistola que había adquirido horas antes en el "mercado negro" de Bogotá.

De esa forma, señalarían al grafitero de haber amenazado al patrullero  Wilmer Antonio Alarcón después de que lo requisara por la denuncia de atraco que proporcionaran los pasajeros.

En un informe se afirma que los policias firmaron "un pacto de silencio" para que no se conocieran las acciones de esa noche. Además, la Fiscalía asegura que hay evidencia suficiente para demostrar que Diego Felipe Becerra nunca portó ni accionó el arma de fuego contra Alarcón.

Rcn Radio pudo establecer que la Fiscalía General acusó a los coroneles Javier Vivas y Nelson de Jesús Arévalo por la manipulación de la escena del crimen.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.