Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

María Alejandra de los Ríos viernes, 18 de octubre de 2019

Recientemente, un tribunal arbitral se refirió a los contratos marco propuestos por una parte dominante y la naturaleza de adhesión de esos contratos. En este sentido, comentaremos brevemente sobre los contratos de adhesión y las cláusulas abusivas respecto de contratos marco, tomando como base el mencionado laudo.

¿Qué es un contrato marco?

Los contratos marco no son una modalidad específica de contratación, ya que pueden existir contratos marco de suministro, servicios, distribución, etc. Son más bien una forma de celebrar relaciones contractuales de largo plazo. Los contratos marco incluyen la voluntad general de las partes, y establecen condiciones de contratación, las cuales posteriormente se ejecutan a través de anexos, órdenes de servicio o requerimientos de bienes. Por lo tanto, el contrato marco per se no genera obligaciones específicas en cuanto a la prestación específica de servicios y/o entrega de bienes.

Estos contratos son utilizados con frecuencia por las compañías que prevén una contratación a largo plazo en donde no es clara la necesidad de servicios y/o bienes por lo que supeditan la relación a presentar órdenes de servicio o de bienes según la necesidad. Nótese que condiciones como precios, tiempos de entrega, garantías generales, penalidades, usualmente estarán reguladas en el contrato marco.

Los contratos marco como contratos de adhesión

La voluntad de las partes para llegar a un acuerdo es esencial en los contratos. Sin embargo, es usual que se den relaciones de adhesión en donde una de las partes propone el contrato, debiendo la otra suscribirlo sin margen de negociación. Por ejemplo, es usual que los contratos de servicios financieros o que celebran consumidores sean considerados como de adhesión, al ser contratos que se proponen en los mismos términos para todos los que quieran acceder al servicio. Así pues, un contrato marco, que establece condiciones generales de contratación podrá ser de adhesión si es predeterminado sin posibilidad de cambio por una de las partes. En el caso analizado por el tribunal arbitral, se consideró que un contrato marco se configuraba como de adhesión, al haber sido preestablecido por una de las partes.

Legalidad del contrato de adhesión

Los contratos de adhesión no son ilegales, y se utilizan para ahorrar etapas de negociación en los casos en que las compañías no están dispuestas a ceder ciertos aspectos, o cuando existen condiciones generales y predeterminadas para todos los aquellos que requieren un bien o servicio.

Sin embargo, las cláusulas que se pacten en contratos de adhesión no pueden ser abusivas ni beneficiar la posición de una de las partes. Por lo tanto, las cláusulas de contratos de adhesión se interpretarán en contra de quien propone el contrato. Según el laudo comentado, en los contratos de adhesión hay más posibilidad de que quien los redacte incluya provisiones que aligeren sus obligaciones, haciendo más pesadas las de la contraparte, ya que quien redacta está en posición preferencial al proponer un contrato que no podrá ser negociado.

Los contratos de adhesión podrán celebrarse siempre que no incluyan cláusulas que afecten los derechos de una parte, y mejoren la posición de la otra.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.