Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Karem Lamk Basto

jueves, 21 de julio de 2016

¿Cuáles son los conflictos de familia más comunes, que inciden en las sociedades de familia?
Los más frecuentes son: a. Los que surgen entre el socio mayoritario fundador y los demás socios familiares, debido a la gestión de aquel como administrador o ante la limitación del ejercicio de sus derechos; b. Entre  ex- parejas, quienes suelen trasladar sus diferencias maritales al interior de la empresa, afectando la toma de decisiones; c. Entre los accionistas y los adjudicatarios de acciones en procesos de sucesión o  liquidación, generándose fricciones a su ingreso por diversas causas; d. En el caso de algunas sociedades en comandita, las que surgen entre los socios gestores -padres- que  detentan la administración y poder de decisión en la sociedad, y los comanditarios -sus hijos-, que aunque no estuvieron presentes en su constitución -pues al ser menores eran representados legalmente por sus padres-; cuando crecen y ven comprometida su responsabilidad, o buscan participar activamente en la dirección de la misma y perseguir sus utilidades, pese a la voluntad de los gestores, o pretenden su disolución y liquidación para que se les reparta el patrimonio social.

¿Cuáles son los efectos de estos conflictos familiares en la sociedad?
Los efectos pueden variar e ir desde la imposibilidad de tomar de decisiones por el máximo órgano social  ante el bloqueo por posiciones polarizadas del 50 / 50% de sus miembros familiares, afectando la operación de la empresa; las quejas e inicio de procedimientos administrativos ante la Superintendencia de Sociedades, la venta de acciones a valores inferiores al real, la cesión de derechos por falta de interés en la sociedad (Ej.: Cuando a los hijos no les interesa continuar con la empresa creada por su  padre), hasta precipitar la disolución y posterior liquidación, perdiéndose la trayectoria y antigüedad de la empresa, su “good will”, su “know how”, su patrimonio.     

¿Cómo se pueden evitar dichos conflictos?
Unas de las formulas pueden ser: el otorgamiento de capitulaciones matrimoniales o maritales, excluyendo de los aportes al régimen conyugal o marital, la participación accionaria en la sociedad familiar; elaboración de estatutos que regulen el ingreso de  personas que lleguen a adquirir la calidad de accionistas, en virtud de adjudicación de acciones por liquidación de herencias o de sociedades conyugales o maritales,  y la forma de negociar con los adjudicatarios, los derechos económicos que les correspondan, evitando su ingreso como socios de la empresa. También existen los “protocolos de familia”, acuerdos privados mediante los cuales se podrá determinar la forma de sucesión del poder de una generación a otra, los retiros de los miembros por antigüedad, compromisos de cada miembro de familia en la sociedad, la forma en que accederán a la dirección de la compañía, los métodos para resolver conflictos, etc.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.