Esperanza Santamaria - esantamaria@larepubica.com.co Lunes, 13 de agosto de 2012

Copiar un texto, saltarse una cita o adjudicarse como propias las ideas de otros, le ha significado a muchos, entre reconocidos políticos y periodistas, más que una disculpa.

Cárcel, sanciones económicas y procesos disciplinarios son tan solo algunas de las consecuencias que tendría que enfrentar si usted no logra demostrar que un texto o una obra es realmente propia.

El hecho parece ser un mal de muchos. Desde los estudiantes de la Universidad Autónoma que plagiaron su tesis de grado días atrás, pasando por las columnas y libros del auditor general Jaime Ardila, hasta las contenidos plagiados por el presentador de CNN Fared Zakaria, son algunos casos que ponen en evidencia que sobre el tema no hay distinciones de ningún tipo.

Por este motivo, en esta edición LR describe las cuatro principales implicaciones que puede asumir si estampa su firma sobre las ideas de otros.

¿Qué es el plagio?
De acuerdo con el abogado Humberto Suárez, profesor de derecho del Politécnico Grancolombiano, 'el plagio básicamente es equiparable al hurto, solo que este hace referencia a un robo en términos de materia intelectual. Esto es hacerse pasar por alguien más, lo cual se puede equiparar a una suplantación personal', dijo.

De acuerdo con Suárez, los derechos de autor se dividen en la parte patrimonial, desde la cual el autor obtiene provecho y en la moral, que es la relación que existe entre los autores y sus obras. 'La relación directa constituye un derecho fundamental. por eso su violación es gravísima y castigada con cárcel', aseguró Suárez.

1. Consecuencias penales
Pese a lo que muchos podrían creer, tomar como propias las ideas o las obras de otros, de manera parcial o total, constituye de entrada un delito que, como tal, tiene consecuencias penales.

Según lo manifestó a LR en su momento Silvia Helena Montoya Borrás, jefe de la Unidad Nacional de delitos contra la propiedad intelectual de la Fiscalía, vulnerarlos los derechos morales y patrimoniales de autor puede acarrear cárcel entre los dos a los cinco años para el primer caso y de cuatro a ocho años para el segundo.

Estas penas, de acuerdo con el abogado Suárez, son castigadas teniendo en cuenta la intencionalidad del delito.

'Cuando una persona trata de maquillar o fusilar un texto esto da mayor gravedad porque demuestra el intento de ocultar el plagio para que este no fuera evidente. Eso demuestra que la intencionalidad es completa y a mayor intencionalidad, mayor pena', sostuvo.

2. Consecuencias económicas
Que la Fiscalía lo encuentre culpable por plagio, es tan solo el primer paso.

Sumado a la pena, esta entidad contempla sanciones de tipo económico que , en el caso de los derechos morales, van desde los 20 a los 200 Smlv.

Si la falta, en cambio, es contra los derechos patrimoniales (facultad para permitir a terceros su utilización o reproducción de una obra) , estas sanciones oscilan entre los 2,6 y los 1.000 Smlv.El problema no para ahí. Tenga en cuenta que si usted representa a una compañía y con el plagio afectó el prestigio de la misma, esta puede constituirse en víctima dentro del proceso penal, es decir, que puede reclamar para que se le repare por daños y perjuicios, un costo que deberá asumir si el proceso penal no falla a a su favor.

3.Consecuencias disciplina- rias
Si la falta es cometida por un funcionario público, como aparentemente es el caso del auditor general de la república, Jaime Ardila, a quien la Fiscalía abrió ayer una indagación preliminar para determinar si cometió plagio en algunas de sus columnas recientes, así como en algunos de sus libros, recuerde que le cabe una responsabilidad más. Según Suárez, para este caso concreto, la Procuraduría General de la Nación podría abrir un proceso disciplinario en contra de

Ardila, de encontrar que las columnas se hicieron en ejercicio de sus funciones públicas o en su carácter de auditor.

De esta forma, de acuerdo con el abogado, un funcionario público como sucede en este caso, tendría que responder penalmente ante la Fiscalía y disciplinariamente ante la Procuraduría. Un hecho, que para el segundo de los casos, podría llevar a la inhabilidad para ejercer cargos públicos.

A propósito de este hecho, LR, aclara que actualmente está a la espera de la explicación legal por parte del Auditor sobre lo sucedido con las columnas publicadas en este medio.

4. Consecuencias personales
Finalmente tenga presente que cuando busca ganar con lo que no le pertenece, está perdiendo en lo que, quizás, tanto esfuerzo le ha costado.

Su buen nombre, su empleo y su prestigio pueden verse fuertemente afectados por un caso como estos. Si usted es estudiante, recuerde que puede perder la materia o incluso, ser expulsado.

Si por el contrario, trabaja, no olvide que puede ocasionar su salida de la compañía y un daño irreparable a su hoja de vida.

Por lo menos esto fue lo que le sucedió recientemente al presentador de CNN y columnista de la revista Time, Fareed Zakaria, quien decidió plagiar parte de un ensayo de una prestigiosa profesora de historia de la Universidad de Harvard

en una de sus columnas. Por este hecho, tanto la columna como el programa del periodista fueron suspendidos.

Lo sucedido no es un caso fortuito, pues al presidente de Hungría, Pál Schmitt, plagiar en su título de doctorado le costó la presidencia.