Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José Elías Del Hierro Hoyos miércoles, 7 de noviembre de 2018

No es un secreto que Colombia es líder en la región por su comercio, turismo, inversión extranjera y sus proyectos de emprendimiento e innovación.

El Plan Estratégico de la Aerocivil 2018-2030 presentó cifras interesantes: nuestro tráfico aéreo crece a 7% y para 2030 serían 94 millones de pasajeros año. Luego de México y Brasil, Colombia tiene la operación aeroportuaria más grande de la región triplicándose para 2030.

Airports Council International afirma que a 2040 Colombia ocupa el cuarto lugar a nivel mundial, entre los países con mayor crecimiento de pasajeros luego de Vietnam, India e Irán, por encima de Arabia, Emiratos y China.

¿Estamos preparada para recibir esta avalancha de pasajeros? 94 millones de pasajeros es un reto.

El doctor Salazar, liderando la Aerocivil ha tomado en serio esta proyección a futuro, y por su especial conocimiento y experiencia en la industria sin duda yo le daría un voto de confianza.

Quiero compartir algunos factores para revisar: tenemos una de las tasas aeroportuarias más costosas de la región. Un 35% del valor de los tiquetes son impuestos. Le estamos cobrando un impuesto de US$70 a pasajeros de ciertas nacionalidades para entrar a Colombia. En términos de arrendamiento, nuestros aeropuertos cobran los cánones más costos, por encima de los centros comerciales más lujosos de Bogotá. Sin duda nuestra competitividad frente a la región no es clara.

Nuestras autoridades no tienen claras algunas de sus facultades, quienes pueden sancionar, quien atiende las reclamaciones de los pasajeros y cuál es la ley aplicable. Hay conflictos de competencias entre la Super Puertos, Superintendencia de Industria y Comercio y la Aerocivil.

¿Cuál es el papel de la legislación en este momento de cara al consumidor?

Cursa un proyecto de ley de estatuto del consumidor de servicios aéreos, que surge como respuesta a los incumplimientos de aerolíneas durante este año, que además de repetir disposiciones ya existentes, pretenden incrementar el régimen sancionatorio, y regulación la fijación del precio del tiquete bajo un esquema de precios máximos y mínimos. El resultado será que dejen de existir tiquetes a bajo costo. Como lo dijera un asistente al Congreso, ellos quieren pasar a la historia porque bajaron los pasajeros del avión devolviéndolos al bus.

¿Qué piensan nuestras aerolíneas frente a la llegada de nuevos actores? Unas asumen bien este reto y se preparan. Otras buscan oponerse, ponen trabas a nuevas rutas y frecuencias, protegiendo su nicho.

Pero, ¿es esa la actitud?

Alguna vez hablando con el presidente de una gran aerolínea de la región me dijo que él pelea por el mercado en el aire, volando sus aviones y no en los escritorios de las autoridades.

Claramente esa es la tendencia a nivel mundial, la llegada de aerolíneas de otras banderas, el turismo receptivo, la inversión extranjera, el comercio. En Colombia nos falta todavía mucho, los vecinos ya se están preparando, miremos con cautela qué está haciendo Perú en estos temas, y no dejemos de lado a Venezuela, en este momento está cruzando por un tema político bien complejo, pero eso no durará toda la vida.

Unamos esfuerzos, rememos todos hacia el mismo objetivo y ayudemos así para que Colombia siga siendo un país interesante en la región.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.