David L. Hurtado M - dhurtado@munozab.com Viernes, 6 de febrero de 2015

En general, ha sido una medida muy criticada en nuestro país con algunos argumentos muy sólidos y contundentes. Lizarazo-Cortés y Lamprea (2014) presentan un análisis de la implementación del proceso desde lo jurídico y técnico, ofreciéndonos principalmente conclusiones de desfavorabilidad de nuestro país con sus pares de EE.UU., Japón y España.

¿Qué de positivo tiene que la SIC flexibilice el trámite tanto a extranjeros como a coterráneos?

Maskus & McDaniel (1999) han reportado que la flexibilización de los sistemas de propiedad intelectual en países en vías de desarrollo (como lo fue en su época Japón a mitad del siglo pasado) genera una mayor inversión extranjera en el país, una mejora en las capacidades de generación de investigación y desarrollo en estos países y una mejora en la productividad a largo plazo; sin embargo, con tan solo la flexibilización del sistema no se resolverá deficiencias industriales y empresariales del país. Los autores explican que la clave estuvo en el sistema de propiedad intelectual implementado por el gobierno Japonés y la clara identificación de sus fortalezas empresariales. En el mismo sentido, una herramienta como el PPH, facilitará la entrada de tecnologías de EEUU y Japón, lo que a su vez permitirá a las empresas colombianas acceder a una fuente de información tecnológica importante, y si eventualmente no son concedidas, podrán ser de libre uso en nuestro territorio. 

¿Cuál debe ser el rol de los actores para sacarle el mayor provecho a las patentes que entren por PPH o por cualquier otro mecanismo a nuestro país?

En primera medida, la industria debe conocer sobre el sistema de patentes y sus mecanismos de defensa como la oposición. Dado que EE.UU. tiene un sistema muy flexible para evaluar sus patentes, posiblemente una tecnología que es patentable en dicho país no lo será en el nuestro. Sin embargo, al solicitar un PPH y con la intención de la SIC de subir la tasa de concesiones y eficiencia, es posible que se le dificulte a la entidad pública un análisis holístico de la solicitud y sea concedida. Para la efectividad de la oposición es muy importante presentar pruebas de tecnologías en el mercado, dado que es el análisis que más se dificulta al examinador, aunque el empresario lo vive día a día. No esperemos que el Estado sea quien resuelva siempre nuestras dificultades y señores empresarios tomemos la batuta de sus destinos empresariales.

El Estado y en particular La SIC debe identificar los sectores prometedores de nuestro país e implementar políticas en el sistema de propiedad intelectual que los puedan beneficiar. Aunque existen varios reportes o análisis donde especifican a qué debemos apostarle en Colombia, todavía no se ve muy claro cuándo se implementarán dichas políticas enfocadas a estos sectores estratégicos. Por ejemplo, España se atrevió, como algunos otros países, a aprobar modelos de utilidad de entidades químicas. Si bien, se puede pensar que es un exabrupto, el país europeo reconoció que su industria química lo requería y que con esta medida podría incrementar su competitividad; lo hizo y no violó hasta el momento ningún acuerdo internacional, por lo que en nuestra opinión y considerando que una gran porción de las patentes que entran a Colombia son de química farmacéutica, será interesante considerar que Colombia eventualmente adopte una medida similar.

Finalmente para los inventores (bien sea universidades, centros de investigación y empresas) es importante que contribuyan oponiéndose a solicitudes de patentes que eventualmente podrían afectarlos en su libertad de operación a la hora de desarrollar su invenciones. Además, es muy importante que realicen investigación aplicada a partir de toda esa información proveniente de las patentes foráneas, así, al igual que Japón, podremos realizar mejoras incrementales no solo con mecanismos rudimentarios como el brainstorming o ingeniería inversa sino con un análisis concienzudo de las patentes.

Como se dijo al inicio de este artículo, queremos hacer un aporte preliminar sobre las ventajas de un PPH y mecanismos similares en Colombia, no obstante deberá profundizarse mucho más aún para comprender el verdadero alcance y los efectos, pero se nos presenta una oportunidad para incrementar la productividad de Colombia.