Esteban Guerra - hguerra@larepublica.com.co Martes, 27 de agosto de 2013

Un problema más se suma a la novela del verano del fútbol europeo. La transferencia del galés Gareth Bale, del Tottenham Hotspur al Real Madrid, se podría complicar luego de que el jugador no se presentara a los entrenamientos del primer equipo el día de ayer.

A pesar de que la ausencia del jugador del entrenamiento se interpretaría como un paso más hacia su fichaje por el club de España, el Tottenham podría pedir a sus asesores que se efectúe el contrato del galés ya que presentó un incumplimiento, según explica el experto laboralista Carlos Gutiérrez.

“Es evidente que el cuadro inglés podría demandar al jugador y complicar la transacción hacia el otro equipo ya que evidentemente incumplió con lo estipulado en el contrato, que es asistir a todas las sesiones de entrenamiento programadas”, afirma el jurista.

Sin embargo, con este hecho, el futbolista espera poner presión sobre los directivos de su actual club para que faciliten la transacción, que rondaría, según afirman las publicaciones especializadas en el tema, estaría rondando los US$133 millones.

Pero el Tottenham no se la ha puesto muy fácil y el entrenador de la entidad, André Vilas-Boas, ha dicho que el jugador efectivamente incumplió y que lo hará reflexionar sobre el tema.

En el panorama local estos casos se presentan con frecuencia, según menciona Gutiérrez. “Pero la diferencia es que las cifras que se tienen que pagar en los incumplimientos son menores, debido a la valoración en el mercado que tienen los futbolistas que juegan en Europa”. Se debe mencionar que uno de los casos que se asemeja a esta historia es el del jugador Yhonny Ramírez, que actúa en Millonarios y que hace dos años cuando se concertó su llegada pertenecía al Boyacá Chicó. Se sabe que el jugador incumplió el contrato con su anterior institución.