ABC Color

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Santiago Ángel

miércoles, 18 de mayo de 2022

La República revela partes de las comunicaciones del fiscal paraguayo asesinado. Su enemigo más reciente era un poderoso narco brasileño

“Atacan a balazos a José Acevedo, intendente de Pedro Juan Caballero”. Así tituló la prensa paraguaya un hecho de violencia sucedido el martes en la ciudad de Pedro Juan Caballero. El intendente Acevedo se encuentra con pronóstico reservado luego de recibir tres impactos de bala en zona lumbar, cervical y la clavícula, que fueron originados en un arma nueve milímetros, de acuerdo a las autoridades paraguayas.

Tres disparos de un arma nueve milímetros recibió el fiscal paraguayo Marcelo Pecci el pasado 11 de mayo cuando dos sicarios lo abordaron en motos acuáticas en la isla de Barú, quitándole la vida en medio de su luna de miel y pocas horas después de enterarse de que sería padre.

Además de la coincidencia en el tipo de arma y los detalles del crimen, ambos hechos podrían estar más que relacionados. Las autoridades paraguayas creen que el atentado contra el intendente fue cometido por un grupo llamado el Primer Comando Capital. Como el entonces cartel de Medellin en Colombia o el Cartel de Sinaloa en México, el Primer Comando Capital es el grupo de narcos que controla de manera definitiva la frontera entre Paraguay y Brasil, encargándose de cientos de miles de kilogramos de cocaína y miles de toneladas de marihuana comercializadas año tras año.

La República y La FM obtuvieron acceso exclusivo a todas las comunicaciones del correo del fiscal Pecci, que demuestran un interés intensificado y un avance en los procesos judiciales en contra de Sergio de Arruda Quintiliano Netto, alias Minotauro, capturado el 4 de febrero de 2019 en Camboriú, Brasil, justamente por una investigación transnacional liderada por Pecci. Minotauro es el jefe de la banda de narcos y sicarios Primer Comando Capital.

Quintiliano Netto fue capturado en el lujoso complejo de Marina Beach Towers, luego de una historia de sucesiones de narcos dueños de la frontera entre Paraguay y Brasil. Jarvis Chimenes Pavao, antiguo jefe de la frontera, fue extraditado desde Paraguay a Brasil y el antecesor de Minotauro, Jorge Rafaat Toumani, otro narco creador de una enorme organización de sicarios en esa línea fronteriza, fue asesinado en 2016.

El pasado 7 de abril, un mes antes de que el fiscal Pecci saliera a vacaciones rumbo a Colombia, este recibió un documento a través de su correo titulado como “Urgente” de parte del fiscal general del Estado, Manuel Doldan Breuer. “Este agente fiscal se dirige a usted en el carácter de autoridad central designada para la tramitación de solicitudes de asistencia jurídica, formuladas en el marco de la convención interamericana sobre asistencia mutua en materia penal. Se designó a estas unidades para el trámite de la asistencia jurídica internacional formulada para el caso Minotauro. Sergio de Arruda Quintiliano Netto y María Alciris Cabral Jara, por la cual se solicitaron varias diligencias que se encuentran detalladas en el citado oficio”, dice la comunicación conocida en exclusiva por La FM.

El correo tiene como adjunto una comunicación del Ministerio de Justicia de la República de Brasil en la que se le solicitaba al fiscal Pecci información acerca del político paraguayo, Hugo Volpe Mazó, quien el pasado 24 de enero renunció a su cargo como viceministro de política criminal de Paraguay sorpresivamente.

#MarceloPecci Autoridades brasileñas le pedían al investigador información sobre los nexos políticos que tenía #Minotauro, el narco más peligroso de Brasil en nuestro país.https://t.co/XURRGKkaOL

— ABC Digital (@ABCDigital) May 18, 2022

“Encaminamos la adjunta solicitud de asistencia extraída de las acciones penales en trámite por la subsección judicial de Ponta Pora, Estado de Mato Grosso, la cual tiene como finalidad la obtención de información relacionada con Hugo Volpe Mazó. A ese respecto, solicitamos informaciones sobre el cumplimiento de dicha solicitud”, dice el documento brasileño.

La renuncia del vicefiscal Volpe Mazó es tan reciente que en la prensa paraguaya poco se conocen las razones, salvo un informe de investigadores brasileños. La comunicación conocida por La FM le solicitó al fiscal Pecci “copia del interrogatorio de Hugo Mazó y de todo el informe de investigación en su contra, en el caso por el aprovechamiento indebido”. A Mazó se le señala de recibir sobornos de parte de la pareja de Minotauro, María Alciris Cabral Jara.

También se le pidió al fiscal copia del testimonio del asesor del Hugo Volpe Mazó, “para certificar el recibo del beneficio indebido, así como para confirmar la presencia del abogado Edson Francisco Sánchez Benitez, en el despacho de Hugo Volpe Mazó el 18 de julio de 2019, día de la recepción del cobro indebido”.

La comunicación entre la justicia brasileña y paraguaya también le solicitó al fiscal una copia del proceso por los hechos ocurridos el 30 de junio de 2017 en los que se incautó un importante cargamento de drogas y armas en establecimiento rural de Pedro Juan Caballero, finca perteneciente a la empresa paraguaya Agroganadera Aquidabán SA.

En Paraguay hubo cuestionamientos de la prensa durante los últimos años porque, coincidencialmente, varios de los enemigos de alias Minotauro empezaron a ser capturados dejándole el camino libre en medio de una guerra de asesinatos que se llevó la vida de la abogada paraguaya Laura Casuso, vinculada a una de las bandas.

El 17 de enero de 2019, sicarios al mando de Minotauro, asesinaron a otro gran narco conocido como Francisco Chico Chimenes, de 190 disparos de fusil. Un año antes otro enemigo de Minotauro, Elton Leonel Rumich, alias Galán, fue capturado en Brasil. Y, en 2017, Jarvis Chimenes Pavao fue capturado en Paraguay.

Durante los últimos años Minotauro se quedó solo en el camino del narco porque las autoridades capturaron a todos sus enemigos, y, a los que no, el propio narco se encargó de asesinarlos. Minotauro terminó tras las rejas el pasado 4 de febrero de 2019 en una investigación liderada por el fiscal Pecci, quien un mes antes de su viaje a Cartagena, recibió la solicitud urgente de la justicia brasileña para el envío de información que relacionaba a abogados y políticos paraguayos con el temido narco condenado a 40 años de prisión por las labores de Pecci.

Las policía colombiana anunció en las últimas horas una serie de capturas en cooperación con las autoridades de los Estados Unidos y la justicia paraguaya. 17 delincuentes extraditables fueron capturados por delitos de narcotráfico y lavado de activos; 12 colombianos, dos venezolanos, un italiano, un dominicano, un holandés y un albanés. Estos procedimientos se desarrollaron en Bogotá, Valle del Cauca, Risaralda, Antioquia, Bolívar, Atlántico y Nariño.

Entre los capturados, de acuerdo a la información de la Policía, está Diego Mauricio Blanco, del Clan Rocha que tiene vínculos delictivos con el Primer Comando Capital. Blanco delinquía en la ciudad de Bogotá.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.